« Los mejores restaurantes de Madrid en 2013 | Inicio | Muchas noticias económicas positivas son publicidad »

domingo, abril 07, 2013

Comentarios

Desde el inicio de la crisis siempre he apostado por la alta inflación, eso si, controlada, como mecanismo para diluir las deudas de forma, como bien dices, elegante. Me parece la medida más razonable, pero en Europa ya sabemos la "agilidad" y "libertad" con la que se mueve el BCE, que con su rigidez no miran más allá de lo que dictan las normas ortodoxas para el control de los precios.

La Fed lo ha usado para "salir" de forma relativamente rápida de las 2 últimas crisis, aunque es muy probable que la 2ª fuera provocada por el exceso de liquidez inyectada para resolver la 1ª, eso dicen... algo influyó.

A la pregunta, ¿Qué hará Europa ahora?, me temo que va a ser DOLOR, por la rigidez de las instituciones, la lentitud en la toma de decisiones, la poca cintura y visión que tienen, especialmente el BCE, que ya con la crisis encima (julio 2008) no se le ocurre otra cosa que subir los tipos de interés hasta el 4,25%, para la "estabilidad de los precios" dicen, mientras que la Fed los bajaba a toda máquina, quedando en 0,25% en dic 2008 para no entrar en recesión, visiones totalmente diferentes. Para mi lo del BCE fue el toque final para entrar de lleno en la crisis, y es que no se puede conducir mirando sólo hacia atrás.


Saludos.

la crisis de la deuda parece estar extendiéndose al resto del mundo! una pena

Sinceramente lo que vengo viendo desde el día en que llegue a radicarme en Europa, es que aquí se vive una realidad ficticia desde todas las ópticas posibles, se critican políticas de países emergentes, pero la contradicción en todo eso es que justamente se los llama "emergentes" porque están en ascenso. Se puede estar mas o menos a favor o mas o menos en contra de dichas políticas, pero de ninguna manera se debería estar totalmente en contra.
Cuando una persona tiene una deuda, legalmente tiene tres opciones: no pagar y asumir las consecuencias, renegociar plazos y/o quitas para luego pagar o ser extremadamente creativos, sin embargo aquí en Europa y en España más precisamente, no se encaran ningunas de las dos últimas y para colmo no se asumen las consecuencias, total...paga el ciudadano.

Durante muchos años todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, contrayendo deudas que algún día sabíamos que tocaría devolver, pero como había trabajo y ganábamos para pagar lo corriente no nos preocupaban...
Ahora en cuando se ha acabado el chollo, no hay trabajo y el dinero no llega, son todo lamentaciones...
Las clases medias asumirán el peso de las reformas y de la crisis.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.